lunes, 17 de enero de 2011

Ayer fui aplastado por una roca gigante.

¿Quién no recuerda la famosa película de Harrison Ford, "En Busca del Arca Perdida" con la famosa escena inicial del ídolo dorado y la gigantesca bola de roca gigante persiguiendo a Indy?

Pues hay un juego de mesa que evoca ese espíritu aventurero del héroe rescata-tesoros (o más bien deberíamos decir "saquea") y ese juego la mayor parte de vosotros ya habréis adivinado cual es:

The adventurers - The temple of Chac
El juego ha sido editado en castellano por EDGE (web del juego) y si os interesa también podéis pegarle un vistazo a las instrucciones (debéis estar registrados en la página para verlas).

Tampoco voy a reseñar ni a entrar en detalles sobre el juego por que hay mucha información sobre él y un magnífico vídeo explicando el juego realizado por "5 minutos por juego", http://www.5mpj.es/ para los amigos, os recomiendo que lo veáis antes de seguir leyendo.


Enlace a la página original del vídeo.

Si os ha dado pereza mirar el vídeo, os hago una especie de síntesis.

Somos aventureros / exploradores / arqueólogos o lo que sea y debemos entrar en un templo intentando salir con el mayor número de tesoros "recuperados" del mismo, evitando una serie de trampas mortales. Cada jugador lleva un aventurero (bueno dos, por si se le muere el primero tener un reserva) y a los peligros a los que nos debemos enfrentar son:

- Un pasillo donde las paredes se van estrechando y podemos morir hechos pulpa de aventurero.
- Un lago de lava en el que si no pisamos la baldosa adecuada nos hará quedar hechos un churrasco argentino.
- Un pedrusco redondo que nos persigue y nos puede dejar como un sello de correos o atrapar en el templo.
- Un río de endiablada corriente que puede arrastrarnos a una cascada que ríete tú de las del Niágara.
- Un puente piojoso de madera carcomida que si cruzamos muy cargados nos hará caer en el más profundo de los abismos.

El juego es más bien una carrera contra la piedra rodante, ya que si sorteamos todos los peligros y la piedra llega a la salida, nos veremos irremediablemente condenados a pasar el resto de nuestra vida entre las paredes del templo de Chac (¿Norris quizás?).

Cada sección del templo tiene sus propias reglas especiales, pero a pesar de ello, el juego es muy sencillo de jugar y explicar.

IMPRESIONES
Este pasado domingo estrenamos el juego que nos trajo el rey Gaspar por medio de un usuario de La BSK. Lo jugamos mi mujer, mi niño (8 años) y yo. Debo decir que el peque de la casa cogió las reglas a la primera y de hecho fue quien ganó la partida (y no nos dejamos ganar, malpensados). Siendo yo mismo aplastado por la piedra rodante en primer lugar y casi a las puertas de la salida del templo mi mujer fue también "pasada por la piedra" (que la expresión adquiere todo su esplendor en este jueguecillo).

Es un juego que depende mucho del azar, pues tanto el movimiento de la roca como el número de acciones que pueden hacer los aventureros lo determinan los dados. Pero también hay algo de gestión por parte de los jugadores, ya que cuanto más cargados de tesoros van, menos acciones pueden hacer y más problemas pueden tener en determinadas zonas del templo debido a la carga.

Realmente se tiene la sensación de que la roca te persigue y puede alcanzarte, de hecho, como te duermas en los laureles lo hará. Puede ser esa la razón de que la partida se haga rápida, nosotros la jugamos en 40 minutillos y eso que íbamos leyendo las reglas a medida que íbamos pasando de un sitio a otro, no nos dimos cuenta y el peque había salido del templo cargado de reliquias mayas.

Quizás la sencillez del juego y la sencilla mecánica pueden hacer que la rejugabilidad del mismo sea poca, pero lo que si puedo decir es que nos hizo pasar un ratillo divertido y que es totalmente apto para jugar con niños.

Ahora voy a ver si consigo recuperarme de mi bidimensionalidad pedrusquil.

3 comentarios:

  1. Estupenda reseña !!!

    Gracias por poner mi vídeo ;-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por haber hecho un video tan chulo!

    ResponderEliminar
  3. Pues da la casualidad que es el que menos a gustado :-)))

    ResponderEliminar